viernes, 14 de diciembre de 2018

Se armó el Belén

Esta expresión tiene connotaciones de barullo, lío, peleas... Su origen está en la ciudad de Belén. Jesús nace allí inesperadamente porque su padre José, llegó allí obligado por un edicto del César que exigía que cada ciudadano se empadronara en su lugar de origen.

Este trasiego de gente hizo que Belén se colapsara. De hecho, Jesús nació en un establo porque sus padres no encontraron ningún alojamiento mejor. La "ocupación hotelera" estaba al cien por cien. Cuando hay saturación de personas es más fácil que haya follón y... "se arme el belén"

En mi sucursal cada año "armamos el Belén" literalmente, sin estas connotaciones negativas. Aunque este año, si no llego a ejercer de "pacificadora" se podría haber llegado a algo muy poco navideño.

Normalmente soy yo la que pongo la decoración navideña y prefiero hacerlo sola para evitar tener que consensuar la situación de las bolas del abeto, el color del espumillón, o la disposición de las figuras. El año pasado Claudio Bobo me ayudó y la verdad es que hubo buena cooperación entre los dos. Y este año, también Tolosa ha querido aportar sus conocimientos belenísticos.

Hace dos meses que una nueva compañera, de mi misma edad -no se cansa de decir a todo el mundo los numerosos años que ambas sumamos- está en la sucursal. Ha sido Claudio Bobo el que la bautizó rápidamente como Tolosa, porque "to" lo sabe.

Ella ya se encargó de decir que era una experta en Belenes. 

Mientras yo luchaba con la instalación del papel que iba a simular el fondo montañoso, ella trasteaba con las figuritas.

-Zarzamora, voy poniendo las figuras ¿Te parece?

-No, Tolosa, aún no. Esto va así: Primero se hizo la luz, luego va el reino mineral (montañas y río), luego el vegetal (arbustos, musgo, hojarasca) y al final las figuras.

Claudio, que también colaboraba, hacía gestos y me cuchicheaba bajito.

-No la dejes, tú eres la jefa del Belén. Lo va a dejar mal. ¿No ves que ella siempre quiere quedar por encima de todos? Siempre es la más lista. Pero de esto no tiene ni idea.

-Claudio, no seas así -le decía intentando mediar- Aunque quede un poco distinto o incluso peor, todos tenéis derecho a colaborar. Es bonito que esto sea algo conjunto.

Dejé que Tolosa diera vida al Belén colocando a Jesús, María, José, pastores, Reyes, lavanderas, animales... bajo la mirada reprobadora de Claudio, que también le criticó el exceso de serrín verde en los caminos. Pero ella no le hizo caso y siguió espolvoreando verde en lo que debía ser la frontera desértica por donde aparecen los Reyes Magos.

Todo ha quedado muy bien y a la clientela le gusta e incluso algunos sacan fotos. Disculpad que yo no ponga ninguna, pero es que mi anonimato quedaría en la cuerda floja. Así que pongo fotos del de mi casa.





He intentado analizar por qué Tolosa, en general cae mal.

Entre los clientes hay opiniones encontradas. Mi padre fue un día a hacer gestiones bancarias y quedó encantado. Ella también se deshacía en elogios.

-Qué educado es tu padre, es todo un caballero. Y qué joven se conserva.

Sin embargo otra cliente me confesaba:

-No me gusta nada tu compañera. ¡Después de enrollarse contándome cosas de su vida que a mí no me importaban, me ha dicho que la próxima vez tengo que venir con cita, que si no, no me atiende!

Yo no tengo mucha interacción con ella. Quizá si estuviera a su lado, como le sucede a Claudio, mi opinión cambiaría. Ciertamente, quiere dar una imagen tan "perfecta" que cansa. No hace nada mal.

Si yo comento de pasada que he hecho un bizcocho, ella los hace de chuparse los dedos.

Si hablo de una posible visita a una ciudad, ella la conoce mejor que nadie.

Cuando pide ayuda a Claudio porque se atasca con alguna operación bancaria, no solo no le agradece el tiempo que le dedica, sino que zanja el asunto displicentemente.

-¡Ah! ¿Era así de fácil? Pues eso sí lo sabía hacer yo.

Y ni una palabra de agradecimiento.

Tolosa es fumadora y sale al exterior tres o cuatro veces en la mañana. Eso no le sienta nada bien a Claudio, que ya ha contabilizado todo el tiempo diario que ella no trabaja mientras él está al pie del cañón. Además se queja del "aura" nicotínica que nuestra compañera desprende y que, por cercanía, él percibe.

Mi compañero tampoco aguanta su rollo diario, recurrente, del tipo "sin café no soy persona", "salgo a por un café que me despabile", mientras finge cara de cansancio, o de adormilamiento, con las persianas de los párpados a medio subir.

Pero ya digo, conmigo es correcta, amigable. Da por hecho que al ser de la misma edad tenemos muchas experiencias vitales comunes. No he discutido con ella.

Y no me  entiendo a mí misma. Prefiero la compañía de Lupe, que a veces es una bruja, o de Claudio, que cuando se pone en "modo director" es insoportable, a la de Tolosa.

Porque entre nosotros nos enfadamos, a veces nos gritamos incluso, pero se nos pasa muy rápido, enseguida hacemos las paces. Y nos viene bien esa forma de soltar lastre para que las rencillas no se enquisten. Nos enfadamos, sí, pero también nos reímos a carcajadas.

Tolosa nunca ríe. Y pienso que si por algún motivo surgiera un enfado entre nosotras no habría vuelta atrás. Así que, como estoy alejada físicamente y no tengo que interactuar mucho con ella, me limitaré a ser correcta y a tolerar su forma de hablar "sentando cátedra" 

Voy a intentar buscarle aspectos positivos a Tolosa. ¡Es Navidad! ¡Que reine la Paz, también en los trabajos!



8 comentarios:

  1. Ay, esas Tolosas tan majas que siempre nos iluminan con su saber. Qué te sea leve y que disfrutes de la Navidad. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no me he encontrado con muchas. Otra cosa son los jefes, que siempre se creen por encima de todo (en general). Feliz Navidad.

      Eliminar
  2. De esas y esos tipos los hay pululando en todo reino laboral, con su infinita sabiduría y esa impregnación oleosa que los hace quedar siempre por encima de sus congéneres.
    ¡Felices Fiestas!
    Y a ver si cuelgas las fotos de tu belén que no aparecen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de impregnación oleosa te ha quedado genial. Yo sí veo las fotos que he puesto pero voy a ver si hay algo raro que impida verlo a otros. Que tengas una feliz Navidad,

      Eliminar
  3. Al ver las fotos del pesebre que armaste en tu casa, también podría pensar de ti, de buenas a primeras, que eres terriblemente detallista; que persigues la perfección, lo ideal, lo irreal. Y si la cosa no se ve o no funciona tal como tú quieres, te molestas con medio mundo.
    Te dejo un abrazo, Zarzamora. Sé feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, todos tenemos nuestros defectos. O virtudes que a otros no se lo parecen. Y por supuesto, aquí no soy objetiva, aporto mis sensaciones. Y es que nadie es totalmente ecuánime en sus relaciones con los demás. Así es la vida, así somos las personas: torbellinos de sentimiento. Que el nuevo año nos siga manteniendo en contacto a través de los blogs. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Me chocó el nombre Tolosa. Ya que el nombre de tus colegas siempre tiene algo que ver con su cargo o forma de ser. Bueno ya lo explicaste. Si se entera mi mujer seguro que me llama así. Veo que lo pasáis bien. Espero que no vaya algún bicharraco de los que pululan mucho ahora por todos los sitios y te diga que es un signo religioso. Peores cosas se han visto. Herodes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez he sido una copiona total en lo del nombre. Espero que no me pidan derechos de autor. Te deseo un muy feliz año nuevo. Un abrazo.

      Eliminar